FeedFacebookTwitterYoutube

                       

¿Qué modelo de Escuelas Católicas queremos?

 

Ciertamente, en todos los órdenes de la vida, vivimos tiempos difíciles, y el sector educativo no iba a ser una excepción. La crisis económica, aunque algunos dicen que ya ha tocado fondo, sigue golpeando con crudeza a muchas familias. Los recortes económicos han presidido prácticamente todos los ámbitos de la sociedad y también han estado presentes en  el servicio educativo, en general y, en el nuestro, el de la enseñanza concertada en particular. No pocos de nuestros centros se hacen insostenibles y si se siguen manteniendo es sencillamente porque las instituciones de Escuelas Católicas, CREMOS en la Educación.

                  Por otra parte, retomando la reflexión iniciada en la Asamblea General de Escuelas Católicas, celebrada en Madrid los pasados días 27 y 28 de marzo, constatamos que:

1.     El proceso de unificación de Provincias de las Congregaciones Religiosas está provocando una disminución del número de entidades titulares, concentrándose centros en un mismo titular.

2.     Hay una reducción notable de responsables de congregaciones religiosas capaces de asumir responsabilidades en Escuelas Católicas.

3.     Muchas entidades titulares han creado una estructura central para unificar la gestión, encontrándonos con provincias de congregaciones religiosas y fundaciones con centros en varias comunidades autónomas dependiendo de una misma titularidad

4.     Es previsible que aumente el número de fundaciones y que cada vez haya más centros cuya entidad titular sea una Fundación.

5.     En contra de la opinión generalizada tenemos muchos centros con una o dos líneas, con el riesgo de pérdida de concierte y por, consiguiente, su posible desaparición

6.     Existe una dificultad de los niveles no concertados, como consecuencia de la crisis económica.

7.     Se está produciendo una reducción del número de alumnos como consecuencia de la bajada de natalidad y también en 3º y 4º de la ESO que se explica porque muchas familias buscan un centro público con garantías para que sus hijos puedan realizar el bachillerato.

ESCUELAS CATÓLICAS ANDALUCÍA

Nº DE CENTROS POR TITULARIDADES

       
 

Con 1 centro

48

Titularidades (41,4 %)  

 

Con 2 centros

18

Titularidades (15,5 %)

 

Con 3 centros

16

Titularidades (13,8 %)

 

Con 4 centros

13

Titularidades (11,2 %)

 

Entre 5 y 10 centros

13

Titularidades (11,2 %)

 

Con más de 11 centros

8

Titularidades (6,9 %)

 

TOTAL

116  

 

Nº DE CENTROS POR LÍNEAS

       
 

Con 1 línea

202

Centros (48,9 %)

 

Con 2 líneas

158

Centros (38,3 %)

 

Con 3 líneas

43

Centros (10,4 %)

 

Con más de 3 líneas

10

Centros (2,4 %)

TOTAL                                       413

                  Toda esta realidad afecta a la estructura y funcionamiento de Escuelas Católicas en general y de Escuelas Católicas Andalucía, como al resto de autonomías, en particular. Con independencia de la gravedad de la situación, ESCUELAS CATÓLICAS debe atender a dos tipos de entidades:

-  Entidades con un número importante de centros, que son las menos, con capacidad de organizarse de tal manera que puedan prestar la gran mayoría de la formación para el personal de sus centros.

-  Entidades más débiles o con pocos centros, las más, que requieren más apoyo y más servicios formativos y de orientación a Escuelas Católicas.

La organización de Escuelas Católicas no puede estar ajena a esta realidad. Ciertamente no podemos perder de vista la riqueza de la cercanía, que humaniza y aborda las situaciones con un perfil que no podemos perder de vista; pero tampoco podemos mantener estructuras tan atomizadas, que vayan en sentido contrario a la postura de la inmensa mayoría de las instituciones. Como casi todo en la vida, tiene sus pro y contras; pero a veces no queda más remedio que tomar decisiones y, cuando no queda más remedio, hay que optar por lo mejor entre lo posible e incluso, entre el menor mal posible.

Situaciones dolorosas de esta índole han pasado todas las instituciones religiosas: cierre de comunidades, dejar posiciones apostólicas, concentración de provincias, etc. se han tomado en muchas ocasiones a costa de horas de sueño y con lágrimas; pero con el convencimiento de que es lo único que, en las actuales circunstancias, se puede hacer para seguir evangelizando con un mínimo de garantías

Ha llegado el momento, que junto con las demandas justas que hacemos, y que tan poco eco tiene en quienes deben tomar decisiones, hagamos una breve parada y reflexionamos sobre Escuelas Católicas: quiénes somos; dónde estamos y hacia dónde queremos ir.

Quiénes somos hace referencia a nuestra identidad como educadores de centros católicos y dónde estamos y hacia dónde queremos ir, implícitamente también se centra en nuestra identidad, pero sobre todo nuestra presencia. No podemos estar al margen  de la nueva situación social y demográfica, para que nuestra labor educativa y evangelizadora de respuesta a los retos que la sociedad nos plantea y estemos donde debemos estar.

                  Esta va a ser gran parte de la tarea que como ECA vamos a abordar a lo largo del próximo curso:

1.     Nivel institucional

-  Potenciar la coordinación con la Iglesia diocesana y el diálogo con los Obispos del Sur.

-  Mantener un diálogo fluido con la Administración Educativa defendiendo con firmeza lo que son nuestros derechos (Red complementarias, otros gastos, libre elección de centros.

-  Incrementar la relación con patronales, sindicatos, asociaciones de padres, entre otros, en la defensa de nuestros intereses legítimos.

2.     Poner en marcha la fundación Educativa del Sur Santo Tomás de Aquino

-  Estudio de los centros que soliciten incorporación.

-  Hacer frente, en un primer momento, con e personal de la sede y los medios de la misma.

3.     Abordar el modelo organizativo de ECA, fundamentalmente desde una mayor coordinación entre la sede autonómica y las provinciales

-  Encuentros del Secretario Autonómico con miembros de las Juntas provinciales

-  Creación de una comisión de estudio en la que estén presentes  miembros de la Junta y titulares.

4.     Ayudar a la reflexión de los Titulares sobre la presencia de los centros en la nueva situación social y económica(bajada de natalidad, despoblación de zonas, bajada de demanda en nivel no concertados y finales de la ESO)

-  Estudio, con la Administración educativa, del mapa escolar

-  Jornadas, con directores, por zonas.

-  Comisión de estudio

-  Encuentro con Titulares

Tenemos por delante una difícil tarea pero no menos ilusionante, y por ello necesitamos la colaboración de todos. No corresponde al personal de la sede, ni tan siquiera a la Junta de ECA, definir dicho modelo. Nosotros podemos reflexionar, presentar propuestas; pero la elección de un nuevo modelo determinado, siempre que esté recogido en los estatutos de FERE-CECA y EyG, es algo que compete única y exclusivamente a nuestros titulares.

Carlos Ruiz

Secretario autonómico de ECA

Nuevo tiempo para todos

Decíamos en el anterior boletín digital que 2013 había sido “el año de los cambios” (con nuevo Papa, nueva Lomce, nuevo portavoz en la Conferencia Episcopal, nueva presidenta de la Junta…). Y 2014 parece haber llegado con similar vértigo.

Para empezar, en Navidad presentaba su dimisión Sebastián Cano, viceconsejero de Educación desde el año 2000 y auténtico garante de la estabilidad en esta importante consejería de la Junta. Lo ha hecho cuando acababa de aterrizar al frente de este departamento un nuevo titular, Luciano Alonso, que además tiene que afrontar el reto de la fusión de dos consejerías, Educación, Cultura y Deporte. Cano ha sido sustituido por Montserrat Reyes, política de gran confianza del consejero pero ajena hasta la fecha al mundo educativo.

Ante tanto cambio, desde Escuelas Católicas de Andalucía hemos solicitado una entrevista con la nueva presidenta de la Junta, Susana Díaz, y el consejero para presentarle los planteamientos de esta organización que aglutina a nada menos 417 colegios, 16.000 empleados y casi 250.000 alumnos.

En este “tiempo nuevo” que la propia Díaz ha definido queremos hacerle llegar directamente y en persona a la presidenta un mensaje claro sobre la complementariedad de nuestras visiones educativas. En su primer discurso de Fin de Año desde la Alhambra de Granada la presidenta aseguró, como no podía ser de otra forma, “la apuesta de Andalucía por una Educación libre y de calidad”. Esa apuesta, que entendemos y compartimos, no puede estar reñida con la labor desarrollada por nuestros centros concertados, que históricamente han llegado a muchas zonas y sectores a los que no había tenido acceso la Administración pública, permitiendo así la educación de miles de andaluces que no hubieran tenido posibilidad de ello de otra forma.

La calidad de los colegios concertados andaluces, en su inmensa mayoría de titularidad religiosa, se refleja en el hecho de que cada año miles de familias quieran apuntar a sus hijos a alguno de nuestros centros, que reciben cada curso una demanda un 30% superior a las plazas que la Junta nos permite ofrecer.

Otras muchas miles de familias deciden que sus hijos estudien en centros públicos y es lógico que la Administración autonómica se esfuerce en potenciarlos. Es precisamente esa posibilidad de elección de los padres y esa pluralidad que defendemos la que enriquece la educación y por eso estamos convencidos de que ambos sistemas deben convivir en armonía, como ocurre en otras comunidad.

Los malos datos sobre Andalucía del Informe PISA 2013 deben ser el único enemigo a batir tanto desde la Junta como desde todos los que tenemos responsabilidades en esta materia en la región. Sólo una buena formación de nuestros niños y jóvenes permitirá a Andalucía dejar atrás una crisis que se prolonga ya por seis años. Por el contrario, si persiste un abandono escolar cercano al 30% será imposible salir de este círculo vicioso que aboca al paro  al fracaso profesional y personal.

Desde ECA queremos volver a ofrecer a la Junta nuestra disposición al diálogo y tender una mano a la colaboración para avanzar juntos a favor de los alumnos andaluces. Confiemos en que ese “nuevo tiempo” se materialice pronto con un nuevo impulso a la Educación en Andalucía.

Carlos Ruiz

Secretario autonómico de ECA

                                                                                        EMPRESAS COLABORADORAS

                                                                                  

                                                                                               EMPRESAS AMIGAS