FeedFacebookTwitterYoutube

                       

Acciones Formativas curso 2017-18

Hemos comenzado el curso 2017-18 con un completo programa de Acciones Formativas de todos los Departamentos de ECA para facilitar la mejora de nuestros directivos, nuestros docentes y nuestros centros. Un amplio programa que se integra en el Plan de Calidad y Formación que Escuelas Católicas de Andalucía realiza de forma continua para colaborar en el avance de nuestros 400 colegios en las ocho provincias. Os esperamos en ellos.

Una alumna andaluza gana el concurso nacional del logo del Beda

Una alumna de primero de la ESO del Colegio Virgen de Regla – FEC de Chipiona (Cádiz), María Reyes Moreta, ha sido la ganadora del primer premio en el concurso nacional para el diseño de la mascota del programa de Bilingüismo BEDA, en el que han participado más de 250 jóvenes de toda España. Además, un alumno de tercero de la ESO del Colegio Hijas de San José de Jerez de la Frontera (Cádiz), Fernando Márquez, ha quedado finalista del concurso.

Desde ECA felicitamos a ambos por su demostrado talento y agradecemos a todos nuestros colegios y alumnos participantes en el concurso por el esfuerzo, interés y entusiasmo que han demostrado.

Las 15 treas para el verano

 

Un profesor de primero de bachillerato de un colegio que estaba situado junto al mar, el último día de clase, entregó a sus alumnos un folio de color amarillo donde ponía “Las 15 tareas que todo niño debería tener en verano”. Las había cogido de las redes sociales, de un profesor italiano, Cesare Catà (puedes consultarlas pinchando aquí). El profesor pidió que fueran leyéndolas en voz alta y por turno… y así hicieron. Empezaron una a una leyendo y comentando cada una de las tareas que el profesor consideró oportunas para sus alumnos. Hubo risas e ilusiones… pero Gonzalo, se quedó pensando.

Al día siguiente, después de terminar la reunión de etapa, para organizar los días venideros, el profesor se acercó a la clase para organizar su trabajo personal en el aula, y cuál fue su sorpresa, cuando se encontró a Gonzalo sentado en el escalón de la puerta.

- ¿Qué te trae por aquí Gonzalo? ¿Has olvidado algo?

- Que va, profe… venía a traerle una cosa… perdone el atrevimiento, pero anoche me quedé pensando y he redactado esto para usted.

Gonzalo le entregó un sobre al profesor. Se despidió de él y le dijo que lo abriera en la quietud del aula. Con una mezcla entre nervios y curiosidad, el profesor abrió el sobre… dentro había una fotocopia del papel amarillo que entregó a sus alumnos el día anterior. El título era: las quince tareas que un alumno recomienda a su profesor durante el verano. Gonzalo había escrito al margen de cada una de las tareas que el profesor les dio unas indicaciones para él:

1. Y al contemplar el reflejo del sol en el mar, piense usted también en los motivos que, nosotros, los alumnos, le hemos dado este año para ser feliz y para amar la vocación a la que se ha entregado cada día, cada semana, cada trimestre de este año…

2. Seguro que también usted habrá aprendido muchas palabras nuevas de nosotros… seguro que nuestra forma de ser, de actuar y entender la vida pueden ayudarle a conocernos cada día más, póngalas en orden, y utilícelas como herramientas para seguir estando cerca de sus nuevos alumnos, para seguir conectando con nuestras vidas, nuestros sentimientos y con el interior que nos habita y nos hace ser como somos.

3. Lee tanto como puedas. Pero usted también, seguro que a lo largo del año se ha quedado algún libro reseñado en un cuaderno, algún libro que haya salido en alguna formación, algún libro que haya llamado su atención… seguro que hay algún tema que este año quieras profundizar, alguna novela en la que protagonizar sus páginas durante este verano… no deje usted de leer.

4. Hemos aprendido junto a usted durante este año que la amistad va más allá de los intereses… recupere los momentos de encuentro con sus amigos,

háblele de nosotros, de lo que hemos podido aportar a su vida… y deje, a un lado, esas cosas, situaciones que le hayan generado negatividad o vacío. Recuerde con ellos situaciones estimulantes, aciertos, alegrías, superaciones de cada uno de nosotros que nos hayan hecho ser lo que hoy somos.

5. Usted también puede escribir un diario… seguro que su verano se llena de momentos y situaciones maravillosas, de las que agitan el alma y después nos cuenta en clase y podemos ver en esas historias el reflejo de sus sentimientos.

6. Bailar, lo que se dice bailar… nunca ha sido su fuerte. El baile hace que no se enfríe el alma… por tanto, busque las melodías que hagan que su interior esté a punto durante el verano, que no deje de hacer revisión de cada una de las cosas que este año se propuso, de las conseguidas y de las que se quedaron en propósito… busque la melodía que le haga bailar nuevos retos el año que viene.

7. Cuando usted este viendo las puestas de sol, recuerde que alguno de nosotros puede que la estemos viendo… y allí, al vernos en la puesta de sol, piense, sienta, agradezca y bendiga a Dios por el don de su vida que ha sido un regalo para cada uno de nosotros.

8. Haga mucho deporte…. pero del cuerpo, y del alma… ejercite sus habilidades, ejercite la interioridad, el encuentro consigo mismo y con Dios… hay muchas maneras de no desconectar con el ejercicio diario de tener a Dios presente en sus vidas. Conectar con Él es el mejor ejercicio que puede hacer.

9. Seguro que usted ya ha dado en su vida con la persona que le encanta y da sentido a su vida… aproveche este verano algunos espacios largos en el tiempo para estar con esa persona y recargue las pilas necesarias para que el curso que viene pueda enseñarnos, sin querer, que hay algún motivo en esta vida por el que amanecer cada día.

10. Revise los apuntes de nuestras clases… seguro que hay algo que cambiar, algo que mejorar, algo que añadir… recuerde los días que nos quedamos algo dormidos, y cámbielos por aquellos en los que salíamos vibrando de sus lecciones.

11. Sea alegre como el sol e indomable como el mar… ¿o el sol y el mar son alegres e indomables como usted? Aprovecho este espacio para agradecerle el don de la alegría que habita en usted… la alegría con la que cada mañana contagiaba nuestras vidas. Y también las gracias por ser indomable, ante cada reto, ante cada una de nuestras dificultades, nadie podía con usted… siempre hacia lo imposible por y para nosotros.

12. La amabilidad y la educación, el no decir palabrotas, sabe que nos cuesta un poco, somos así… pero poco a poco, hemos ido aprendiendo de usted, y de sus compañeros, de todos los que nos acompañabais (y seguís acompañándonos) día a día.

13. Nos manda ver pelis en inglés, eso es interesante… pero me ha conmovido lo que nos dice que sean películas que mejoren nuestra capacidad de soñar… esa capacidad que usted puso en nosotros… vea muchas películas… es más, le invito (y perdone mi atrevimiento) haga la propia película de su vida, dedque unos días tranquilos a releer su vida, recuerdo un día que nos dijo que mirásemos, para atrás y viéramos a Dios en nuestras vidas… Hágalo… no deje que la película se termine en los créditos, revívala en su verano.

14. Siga persiguiendo sus sueños, los sueños que llevan nuestros nombres y los nombres de todos los alumnos que tienen que llegar a sus vidas… recuerde que una vez nos dijo que sus alumnos eran el sueño de Dios en su vida…

15. No deje de ser bueno… porque los buenos son el rostro de Dios (esa frase también es suya)

El profesor cerró los ojos, derramó una lágrima, abrazó el papel de Gonzalo y … dio gracias a Dios.

 

Miguelángel López Martínez

Departamento de Pastoral - ECA

Un ejemplo en bilingüismo

 

El final de curso es siempre una buena ocasión para hacer balance de los objetivos que se han cumplido durante el año escolar, así como de aquellos que no se han podido llevar a cabo. También es el momento de plantearnos nuevos retos, nuevas metas, como la implantación de un programa bilingüe en nuestro centro.

En este último artículo del curso escolar que finaliza, hemos querido presentar la experiencia de uno de los primeros centros de ECA en implantar un programa bilingüe: el Colegio Santa Joaquina de Vedruna en Sevilla.

Sus primeros pasos, antes de poder impartir conocimiento del medio en primero y segundo de Primaria, fueron llevar a cabo un estudio de sostenibilidad y de viabilidad del proyecto, así como diseñar un plan de formación lingüística del profesorado y un plan de formación metodológica en AICLE, siempre con la supervisión de la dirección del centro. Además, el profesorado siempre estaba abierto a buenas prácticas como las estructuras Kagan, el uso de material de fabricación propia y la inclusión de canciones, apoyos visuales y juegos. Ese programa de formación permanente del profesorado ha tenido su continuidad y así dedican un tiempo específico en las reuniones a la formación continua en metodología AICLE, y para la comunicación entre los docentes del mismo grupo, para apoyarse y trabajar de manera fluida con los alumnos. Tienen, además, un programa de Coaching para apoyar una metodología activa y el colegio apuesta por una formación de calidad que sirve para todas las áreas, bilingües o no, como el aprendizaje Kagan, Inteligencias Múltiples, ABP, Rutinas de Pensamiento, etc.

De esta forma, los alumnos de la ESO ya pueden trabajar áreas como la música, la educación física y las ciencias sociales en inglés. Durante estos años de intenso trabajo han sido muchos los logros conseguidos, así como las dificultades que han ido surgiendo y a las que han tenido que hacer frente. Debra Lacovic, coordinadora bilingüe del centro, destaca como logro fundamental el trabajar una asignatura en otro idioma, lo que no es siempre tan fácil. Se necesita preparación, tanto para el lenguaje de las clases y de los contenidos, como para una variedad de actividades útiles, comunicativas y apropiadas al nivel de los alumnos. En relación con el trabajo con los alumnos de necesidades específicas de apoyo educativo y los alumnos NEE, destaca que las actividades en pareja y en equipos ayudan mucho a este tipo de alumnos.

Por otra parte, el uso de apoyo visual, canciones, actividades, que incluyen movimientos, y la repetición en el aula bilingüe, son también de una gran ayuda, llegando incluso, según la necesidad del alumno, a trabajar el contenido aparte en español adaptado a su nivel.

Santa Joaquina de Vedruna es uno de tantos ejemplos que podríamos contar sobre nuestros 400 centros de Escuelas Católicas en Andalucía que, año tras año, siguen concienciándose y avanzando en torno al fomento del bilingüismo en sus aulas, preparando a sus alumnos para el mundo global del futuro y, cada día más, del presente.

Lola Ufano.

Coordinadora del Departamento de Bilingüismo de ECA

Una escuela que descansa

 

El capítulo segundo del libro del Génesis nos narra no sólo el descanso de Dios tras su obra creadora en la séptima jornada, sino la santificación de dicho día. Desde tiempos inmemoriales, el buen judío cumple escrupulosamente con el precepto sabático no haciendo nada. Algunos judíos, más rigurosos, tienen incluso contados los pasos que está permitido dar para no incumplir la norma; o es posible que un turista que visita Tierra Santa, se tope con sorpresa en algún hotel con el ascensor del sabat, un elevador que se para en cada planta, evitando así que el judío promueva el movimiento con sus dedos.

El descanso, por tanto, no sólo es necesario, es un mandato divino. Y es que descansar no es cualquier cosa, de ahí que también en esta faceta nos hagamos responsables de en qué invertimos nuestro tiempo. Descansar sirve, entre otras cosas, para tomar distancia. Las religiones orientales insisten en la necesidad de desidentificarnos de nuestros pensamientos, es decir, la capacidad de observarnos desde fuera, como si fuésemos “otro yo” que contempla nuestro funcionamiento cerebral o emocional. Esa mirada desde fuera, permite vernos con una claridad especial que no suele ocurrir cuando estamos identificados con lo que pensamos o sentimos en un momento determinado.

El verano es bueno para tomar la distancia apropiada, no sólo porque nuestro cuerpo físico nos los exija, sino porque nos permite ver con mayor claridad lo que hacemos el resto del tiempo. Tan importante es trabajar, y hacerlo bien, como reflexionar, evaluar y discernir sobre nuestro quehacer. Estamos imbuidos en la innovación educativa, en la formación del profesorado, en las evaluaciones y acompañamiento a familias y alumnos. En medio de todo esto necesitamos descansar, pararnos, hacer silencio para vernos desde fuera. Hemos de poner nombre a lo que hacemos durante el año para preguntarnos si queremos seguir haciendo lo mismo.

El vocablo “responsabilidad” comparte raíz con “respuesta”. Ser responsable es, por tanto, tener la capacidad de emitir una respuesta a una llamada recibida. Sólo podremos responder de manera adecuada cuando nos detengamos a pensar sobre cómo está siendo nuestra participación en el mundo. Porque los miembros de la escuela no sólo respondemos a la educación, también lo hacemos a nuestras familias, a nuestras amistades y, en definitiva, a todo con lo que estamos comprometidos en la vida.

La práctica del retiro tiene una profunda tradición cristiana. Los evangelistas nos narran cómo Jesús se retiraba al desierto antes de emprender su misión por determinados lugares. Los cristianos se han retirado de diversas formas y maneras a lugares apartados, donde poder escuchar la voz de Dios de la que, a veces, el ruido del día a día nos priva. Momento único y especial el que se nos abre hasta septiembre para la reflexión, la oración, y el distanciamiento de tantas cosas. Ojalá que no seamos tan absurdos de desaprovecharlo.

Feliz y provechoso descanso para todos.

 

Antonio Luis Ferreira Siles

Departamento Pedagógico de Escuelas Católicas de Andalucía

                                                                                        EMPRESAS COLABORADORAS

                                                                                  

                                                                                               EMPRESAS AMIGAS