FeedFacebookTwitterYoutube

                       

La relación personal como base de la innovación pedagógica

 

La acción educativa es incompleta y poco eficaz si no desemboca en la relación personal entre educador y educando, fundada en la espontánea y abierta confianza, en colaboración leal y sincera, sobre los intereses profundos e interiores. El modelo de este encuentro es el mismo Jesús que recurre al diálogo donde está comprometiendo todo el ser, y llevando la conversación a niveles más profundos, allí donde se mueve la vida, invita a entender el sentido último de las cosas.

 

Cuando hablamos de relación personal, capacidad de relación, relación educativa, estamos tocando esencialmente el aspecto de la comunicación entre dos personas. Pero, para que la comunicación se convierta en una relación vital, es decir, que deje circular la vida y la ayude a crecer, se necesitan personas que hagan de esa relación un encuentro. Y si bien, éste es un don libre, es también, para nosotros, una pedagogía que asume al otro. Entrar en relación es creer en la verdad del otro.

RELACIÓN: UNA NECESIDAD DE LOS ALUMNOS, HOY.

La relación educativa hoy debe ser el "lugar" en el que se recupere en plenitud el sentido de la persona que no ha nacido para vivir aislada, sino que es capaz de hacer suyas las alegrías, las penas y las fatigas de los hombres. "Recuperando" así el sentido de la persona podremos buscar la manera de ser siempre y en todas partes "personas" en diálogo, en escucha, en camino.

La relación educativa no se soluciona en un dúo aislado e intimista como invitan hoy tantas filosofías, sino que desemboca inevitablemente en la comunidad, en la capacidad de crecer en relaciones interpersonales. En la relación, el educador pone en juego toda su persona. No puede utilizar el método como algo exterior a sí mismo, a sus convicciones, a su propia estructura interna y a su manera de ser.

En un mundo en continuo cambio en el que todo pretende ser efímero y pasajero, en el que el trato personal tiende a ser superficial o manipulador, nuestro reto como educadores es responder a la urgencia de comunicación del niño y del joven de hoy que busca alguien con quien confrontarse y compartir.

Estamos llamados a dar esta respuesta cultivando una capacidad de diálogo que supere el trato funcional y llegue a cada uno en clima de confianza y serenidad, potenciando las capacidades del alumno y ayudándole a ser protagonista de su formación.

Los educadores tenemos que hacernos expertos en personas más que en problemas porque la persona necesita ser escuchada desde su realidad para llegar a un diálogo profundo que comunique el ser y no sólo recibir soluciones fáciles a una determinada situación. Escuchar sin esquemas prefabricados para que el educando se sienta acogido y comprendido en lo que es, más allá de lo que hubiera podido hacer o sentir.

La actitud de comunicación profunda libera en sí el AMOR PROFUNDO y hace surgir en el otro el deseo, la necesidad de la autovaloración para llegar a la profundidad de su ser, a lo mejor de sí, a la propia originalidad que brota y revive.

Juanma Alarcón

Director del Departamento Pedagógico-Pastoral de ECA

Departamento de Pedagogía - Pastoral y Área de Bilingüismo

La formación constituye un instrumento básico para conseguir la optimización de los recursos humanos, su motivación y su mejor aprovechamiento. Es decir, entendemos la formación como parte de la estrategia de gestión de recursos humanos que supone un gran esfuerzo de planificación y diagnóstico de las necesidades y una participación a todos los niveles, de tal forma que las acciones formativas que se presentan reviertan no sólo en la mejora individual sino en el cambio organizativo. Para ello confiamos en este espacio formativo sea un lugar de encuentro no sólo de personas, sino de ideas, planes y estrategias de planificación y actuación futura que beneficie al conjunto de los Centros Educativos.

OBJETIVOS

Los objetivos generales y los resultados que se esperan obtener desde el departamento de formación son:

  • Aumentar los niveles de eficacia del personal docente y no docente de los Centros Educativos.

  • Mejorar la calidad de los servicios que se prestan a los alumnos.

  • Potenciar los recursos humanos del Centro Educativo y facilitar el desarrollo personal y profesional docentes y no docentes.

  • Potenciar el papel de la formación como un factor estratégico de los Centros Educativos.

  • Incrementar el papel de las Nuevas Tecnologías de la información y de la comunicación en el desarrollo local y en la mejora de los servicios a los alumnos.

                                                                                        EMPRESAS COLABORADORAS

                                                                                  

                                                                                               EMPRESAS AMIGAS