FeedFacebookTwitterYoutube

                       

Más de 1.000 profesores andaluces aprenden a "Educar para la felicidad"

Más de 1.000 profesores de las ocho provincias andaluzas han asistido en los últimos dos meses a la charla que ha ofrecido el director del Departamento Pedagógico-Pastoral de Escuelas Católicas de Andalucía (ECA), Juanma Alarcón, sobre "Educar para la felicidad".

La "gira" de este psicólogo y experto en Educació comenzó en diciembre en el Colegio Stella Maris de Almería (en la imagen), en el Colegio Esclavas de Málaga y en el Colegio Cardenal Spínola de Huelva, donde numerosos profesores y directivos de esas provincias disfrutaron con el enfoque ofrecido por Juanma Alarcón en su ponencia.

En enero,  el responsable de ECA ha llevado su charla al Colegio Virgen del Carmen de Córdoba, al Colegio Sagrada Familia de Granada, al Colegio Cristo Rey de Jaén, y al Colegio SAFA San Luis de El Puerto de Santa María (Cádiz).

La última de estas charlas (por ahora) se celebró la pasada semana en la sede regional de ECA, donde volvió a llenar la sala con 150 profesores sevillanos, que conocieron cosas tan interesantes como las diferencias entre felicidad, optimismo y alegría o los errores de planteamiento que en ocasiones se realizan sobre la felicidad de los alumnos.

Educar el valor de la gratitud

 

El agradecimiento es la virtud por la cual una persona reconoce, interior y exteriormente, los regalos recibidos y trata de corresponder en algo por lo que recibió. Esencialmente, la gratitud implica una disposición interior, un corazón agradecido, que cuando es genuino trata, de alguna forma, de expresarse en palabras y en obras. Consecuentemente, incluye tres elementos: reconocimiento de que un regalo ha sido recibido; apreciación expresada en agradecimiento; y en cuanto sea posible, regresar de alguna manera lo que se le ha dado de forma gratuita sin ninguna obligación de parte del dador.

Entre los ejemplos de agradecimiento del Evangelio resalta la historia de los diez leprosos (Lucas 17, 11-19). Sólo uno regresó a darle gracias a Jesús por su curación milagrosa. Jesús lo puso por ejemplo y se entristeció por los otros nueve. Sin duda la gratitud es necesaria para entrar en una auténtica relación con Dios o con la persona que nos haya agraciado. La gratitud debe tomar la expresiones adecuadas, no según la expectación de uno u otro sino en la forma que mas convenga para fortalecer la relación que Dios desea establecer entre las personas. Cuando se refiere a gratitud para con Dios, no debe ser menos que adoración y consagración de la vida entera a su amor y su servicio.

GRATITUD: CLAVES EDUCATIVAS.

La gratitud es la virtud que nos lleva a tomar conciencia de los dones que recibimos cada día, a valorar la generosidad del que nos los da y a mover nuestra voluntad para corresponder a estos dones, aprovecharlos, desarrollarlos y ponerlos al servicio de los demás.


Objetivos educativos.

1.     Ayudar a nuestros alumnos a dar gracias por lo que se tiene y por lo que se es, en lugar de lamentarse por lo que no se tiene o se quisiera ser ya que la gratitud ayuda a la madurez y al enriquecimiento personal.

2.     Lograr en nuestros alumnos la vivencia de la gratitud como una actitud habitual en el trato con los demás, ya que nos conduce a percatarnos de que todas las personas son capaces de dar algo bueno. Ser agradecidos con toda las personas.

3.     Enseñar a ser agradecidos por la vida misma, don infinito y gratuito. Esta gratitud se debe traducir en vivir la vida plenamente de acuerdo con el fin para el cual fuimos creados. Agradecer con nuestra propia vida a quien nos la dio. Una manera de agradecer es aportar la propia vida.

4.     Aprender a estar atentos, detenerse y disfrutar de los momentos de felicidad, de alegría espontánea y sencilla. Los momentos felices se nos presentan de forma gratuita y sin esperarlos, por ello no debemos perder la capacidad de asombro y agradecimiento ante lo aparentemente pequeño. Para que los chicos sean capaces de detenerse y descubrir estos momentos, necesitamos fomentar en ellos una actitud constante de apertura de corazón y gratitud.

Para promover la virtud de la gratitud.

1.     Dar siempre las gracias por todo con una sonrisa, aunque sea por cosas aparentemente pequeñas y sin importancia.

2.     Cuidar de las cosas manteniéndolas en orden y compartiéndolas con quien las necesite. No desperdiciar los dones recibidos.

3.     Agradecer con gestos y acciones. Acostumbrarse a tener detalles con los demás: un dulce, una nota, un sencillo presente,...

4.     Agradecer por la mañana el nuevo día y ofrecer vivirlo de la mejor manera.

5.     Agradecer por la noche los dones recibidos a lo largo del día, y pedir ayuda para ponerlos al servicio de los demás.

6.     Nunca quejarse o lamentarse por lo que no se tiene.

7.     Dar las gracias y ayudar a quien nos ayuda.

8.  Disfrutar de las actividades que hacemos con otras personas.

 

Juanma Alarcón

Director del Departamento Pedagógico-Pastoral de ECA

La relación personal como base de la innovación pedagógica

 

La acción educativa es incompleta y poco eficaz si no desemboca en la relación personal entre educador y educando, fundada en la espontánea y abierta confianza, en colaboración leal y sincera, sobre los intereses profundos e interiores. El modelo de este encuentro es el mismo Jesús que recurre al diálogo donde está comprometiendo todo el ser, y llevando la conversación a niveles más profundos, allí donde se mueve la vida, invita a entender el sentido último de las cosas.

 

Cuando hablamos de relación personal, capacidad de relación, relación educativa, estamos tocando esencialmente el aspecto de la comunicación entre dos personas. Pero, para que la comunicación se convierta en una relación vital, es decir, que deje circular la vida y la ayude a crecer, se necesitan personas que hagan de esa relación un encuentro. Y si bien, éste es un don libre, es también, para nosotros, una pedagogía que asume al otro. Entrar en relación es creer en la verdad del otro.

RELACIÓN: UNA NECESIDAD DE LOS ALUMNOS, HOY.

La relación educativa hoy debe ser el "lugar" en el que se recupere en plenitud el sentido de la persona que no ha nacido para vivir aislada, sino que es capaz de hacer suyas las alegrías, las penas y las fatigas de los hombres. "Recuperando" así el sentido de la persona podremos buscar la manera de ser siempre y en todas partes "personas" en diálogo, en escucha, en camino.

La relación educativa no se soluciona en un dúo aislado e intimista como invitan hoy tantas filosofías, sino que desemboca inevitablemente en la comunidad, en la capacidad de crecer en relaciones interpersonales. En la relación, el educador pone en juego toda su persona. No puede utilizar el método como algo exterior a sí mismo, a sus convicciones, a su propia estructura interna y a su manera de ser.

En un mundo en continuo cambio en el que todo pretende ser efímero y pasajero, en el que el trato personal tiende a ser superficial o manipulador, nuestro reto como educadores es responder a la urgencia de comunicación del niño y del joven de hoy que busca alguien con quien confrontarse y compartir.

Estamos llamados a dar esta respuesta cultivando una capacidad de diálogo que supere el trato funcional y llegue a cada uno en clima de confianza y serenidad, potenciando las capacidades del alumno y ayudándole a ser protagonista de su formación.

Los educadores tenemos que hacernos expertos en personas más que en problemas porque la persona necesita ser escuchada desde su realidad para llegar a un diálogo profundo que comunique el ser y no sólo recibir soluciones fáciles a una determinada situación. Escuchar sin esquemas prefabricados para que el educando se sienta acogido y comprendido en lo que es, más allá de lo que hubiera podido hacer o sentir.

La actitud de comunicación profunda libera en sí el AMOR PROFUNDO y hace surgir en el otro el deseo, la necesidad de la autovaloración para llegar a la profundidad de su ser, a lo mejor de sí, a la propia originalidad que brota y revive.

Juanma Alarcón

Director del Departamento Pedagógico-Pastoral de ECA

Departamento de Pedagogía - Pastoral y Área de Bilingüismo

La formación constituye un instrumento básico para conseguir la optimización de los recursos humanos, su motivación y su mejor aprovechamiento. Es decir, entendemos la formación como parte de la estrategia de gestión de recursos humanos que supone un gran esfuerzo de planificación y diagnóstico de las necesidades y una participación a todos los niveles, de tal forma que las acciones formativas que se presentan reviertan no sólo en la mejora individual sino en el cambio organizativo. Para ello confiamos en este espacio formativo sea un lugar de encuentro no sólo de personas, sino de ideas, planes y estrategias de planificación y actuación futura que beneficie al conjunto de los Centros Educativos.

OBJETIVOS

Los objetivos generales y los resultados que se esperan obtener desde el departamento de formación son:

  • Aumentar los niveles de eficacia del personal docente y no docente de los Centros Educativos.

  • Mejorar la calidad de los servicios que se prestan a los alumnos.

  • Potenciar los recursos humanos del Centro Educativo y facilitar el desarrollo personal y profesional docentes y no docentes.

  • Potenciar el papel de la formación como un factor estratégico de los Centros Educativos.

  • Incrementar el papel de las Nuevas Tecnologías de la información y de la comunicación en el desarrollo local y en la mejora de los servicios a los alumnos.

                                                                                        EMPRESAS COLABORADORAS

                                                                                  

                                                                                               EMPRESAS AMIGAS