FeedFacebookTwitterYoutube

                       

El Programa Beda cumple diez años

En este curso 2017-2018 se celebrará el Décimo Aniversario de la creación del programa BEDA (Bilingual English Development and Assessment), una iniciativa que se sigue implantando con éxito en toda España y que en Andalucía cuenta ya con casi 70.000 alumnos a través de 150 centros de ECA (tanto en Beda General como en Beda Kids).

A lo largo de estos diez años de existencia, éste se ha convertido en una referencia en el panorama de la educación bilingüe. Sus señas de identidad son la mejora de la enseñanza del inglés, la cercanía al colegio, el acompañamiento global, el trabajo en red y el respeto al proyecto educativo e identidad propia del centro.

Una de las fortalezas de los colegios BEDA es la integración del programa en la dinámica de cada uno de ellos.  El informe de diagnóstico elaborado recientemente por Víctor Pavón, nos muestra que, desde el punto de vista organizativo, en aquellos centros que llevan más tiempo en el programa y se encuentran en los niveles de Excelencia y Referencia, se observa un interés porque el programa bilingüe sea una parte integral del proyecto educativo del centro. En todos los centros de ambas categorías se enfatiza el carácter global del proyecto y el apoyo, casi unánime, que ha recibido por parte del profesorado. Es significativo que los temores que inicialmente mostraron algunos sectores del profesorado se han ido disipando a la vista de los resultados del Programa.

En el informe también se analiza el impacto que tiene la evaluación externa con Cambridge English en elprograma BEDA y señala los resultados positivos que ha conseguido enla enseñanza de este programa. Entre otros, ha favorecido la motivación y el incremento de las competencias lingüísticas de los alumnos.

Otro dato interesante que se extrae del estudio es la importancia concedida por los profesores a la formación que reciben. Según los docentes, los cursos realizados les permiten mejorar en su labor como docentes y descubrir nuevos métodos de enseñanza y aprendizaje, además de favorecer el intercambio de ideas y prácticas.

Para celebrar este acontecimiento se han programado una serie de actos en los que se destacarán la creatividad e innovación desarrolladas en los centros que pertenecen al programa, gracias al compromiso e implicación de equipos directivos, coordinadores BEDA, profesores, equipos de centros examinadores, auxiliares de conversación, colaboradores, etc. El acto principal será el VII Congreso de Bilingüismo BEDA, que  tendrá lugar en el mes de Octubre en Madrid, donde tendremos la ocasión de escuchar las orientaciones y propuestas de David Marsh y Peeter Mehisto, líderes mundiales en bilingüismo, y colaboradores y asesores del Programa BEDA en materia de organización educativa y metodología.

Lola Ufano

Coordinadora de Bilingüismo de ECA

No les ahorremos realidad

No son pocas las voces autorizadas que, desde sus ámbitos profesionales, alertan de la toxicidad de los estilos educativos que se basan en la permisividad. Jueces, médicos o psicólogos nos advierten de las nefastas consecuencias de una crianza que queda atravesada por el miedo desproporcionado de muchos padres al sufrimiento de sus hijos. Algo que les lleva a “allanar”, el camino de sus pequeños y, a veces, no tan pequeños, vástagos.

Hay padres que duermen con sus hijos en la misma cama, calmando así sus miedos a pasar la noche solos; otros se afanan en estudiar con ellos evitando a toda costa que el hijo pueda recibir un suspenso; muchos interceden en los conflictos que tienen con sus iguales y los hay que incluso en situaciones de graves problemas económicos no disminuyen el nivel de los regalos que ofrecen en las distintas efemérides del niño.

Ricardo Pardo Aparicio, psicólogo y experto en menores, ha publicado recientemente una obra titulada Educar hoy, difícil tarea, en la que el autor insiste en la necesidad de que los padres definan, comuniquen y hagan cumplir unas normas para el bienestar psicológico de sus hijos.

Ricardo Pardo define con la expresión Ahorrar realidad, aquella actitud parental por medio de la cual evitamos que los hijos se enfrenten a las circunstancias propias de la vida, muchas de las cuales suponen un esfuerzo. Así, si evitamos que nuestro hijo haga tareas del hogar, cuando ya está preparado para hacerlas, le estamos ahorrando realidad; si un padre se enfrenta a todo un equipo docente porque éste decidió cambiarlo de grupo, le estamos ahorrando realidad. También ahorramos realidad cada vez que ocultamos a los hijos informaciones (enfermedades, separaciones, etc) movidos por el miedo a cómo puedan afrontarlas.

Ahorrar realidad hace que los menores sean más débiles, y supone engañarlos porque les mostramos una vida que no es cierta. Cuando, inevitablemente, se encuentren con la dureza de la realidad estarán menos preparados para afrontar con normalidad las vicisitudes que son propias a la condición humana.

De todas las acepciones que el griego nos propone de la palabra “amor”, Ricardo Pardo rescata la de Agapé, que podemos traducir como el amor sacrificial, aquel que no espera nada a cambio y por ello es completamente gratuito. Agapé es el amor de Dios, según el Nuevo Testamento. Cada vez que los padres permiten que sus hijos se enfrenten a la realidad estarán procurando el crecimiento del hijo, aunque suponga un sacrificio, porque a los padres les dolerá ver a su hijo sufrir. Entonces el padre amará al hijo desde el agapé y no caerá en la tentación de preocuparse más de su emoción de padre que de lo que realmente necesita el hijo.

En una sociedad anestesiada, acomodada y que oculta el sufrimiento, se hace cada vez más difícil ofrecer el agapé como el verdadero amor gratuito que no espera nada a cambio. Los docentes, tenemos la responsabilidad de hablar de estas cosas en nuestros encuentros tutoriales con los padres. Somos portadores del evangelio, un tesoro que se nos da en las vasijas de barro que somos cada uno de nosotros. No podemos, por tanto, edulcorar el evangelio, porque el amor de Dios es siempre el amor del Padre que quiere, que desea, que se apasiona por el crecimiento y la plenitud de cada uno de nosotros y de nuestros alumnos, aunque eso suponga, en muchos momentos, sufrimiento.

 

Antonio Luis Ferreira Siles

Director del Departamento Pedagógico, ECA

Acciones Formativas curso 2017-18

Hemos comenzado el curso 2017-18 con un completo programa de Acciones Formativas de todos los Departamentos de ECA para facilitar la mejora de nuestros directivos, nuestros docentes y nuestros centros. Un amplio programa que se integra en el Plan de Calidad y Formación que Escuelas Católicas de Andalucía realiza de forma continua para colaborar en el avance de nuestros 400 colegios en las ocho provincias. Os esperamos en ellos.

Una alumna andaluza gana el concurso nacional del logo del Beda

Una alumna de primero de la ESO del Colegio Virgen de Regla – FEC de Chipiona (Cádiz), María Reyes Moreta, ha sido la ganadora del primer premio en el concurso nacional para el diseño de la mascota del programa de Bilingüismo BEDA, en el que han participado más de 250 jóvenes de toda España. Además, un alumno de tercero de la ESO del Colegio Hijas de San José de Jerez de la Frontera (Cádiz), Fernando Márquez, ha quedado finalista del concurso.

Desde ECA felicitamos a ambos por su demostrado talento y agradecemos a todos nuestros colegios y alumnos participantes en el concurso por el esfuerzo, interés y entusiasmo que han demostrado.

Las 15 treas para el verano

 

Un profesor de primero de bachillerato de un colegio que estaba situado junto al mar, el último día de clase, entregó a sus alumnos un folio de color amarillo donde ponía “Las 15 tareas que todo niño debería tener en verano”. Las había cogido de las redes sociales, de un profesor italiano, Cesare Catà (puedes consultarlas pinchando aquí). El profesor pidió que fueran leyéndolas en voz alta y por turno… y así hicieron. Empezaron una a una leyendo y comentando cada una de las tareas que el profesor consideró oportunas para sus alumnos. Hubo risas e ilusiones… pero Gonzalo, se quedó pensando.

Al día siguiente, después de terminar la reunión de etapa, para organizar los días venideros, el profesor se acercó a la clase para organizar su trabajo personal en el aula, y cuál fue su sorpresa, cuando se encontró a Gonzalo sentado en el escalón de la puerta.

- ¿Qué te trae por aquí Gonzalo? ¿Has olvidado algo?

- Que va, profe… venía a traerle una cosa… perdone el atrevimiento, pero anoche me quedé pensando y he redactado esto para usted.

Gonzalo le entregó un sobre al profesor. Se despidió de él y le dijo que lo abriera en la quietud del aula. Con una mezcla entre nervios y curiosidad, el profesor abrió el sobre… dentro había una fotocopia del papel amarillo que entregó a sus alumnos el día anterior. El título era: las quince tareas que un alumno recomienda a su profesor durante el verano. Gonzalo había escrito al margen de cada una de las tareas que el profesor les dio unas indicaciones para él:

1. Y al contemplar el reflejo del sol en el mar, piense usted también en los motivos que, nosotros, los alumnos, le hemos dado este año para ser feliz y para amar la vocación a la que se ha entregado cada día, cada semana, cada trimestre de este año…

2. Seguro que también usted habrá aprendido muchas palabras nuevas de nosotros… seguro que nuestra forma de ser, de actuar y entender la vida pueden ayudarle a conocernos cada día más, póngalas en orden, y utilícelas como herramientas para seguir estando cerca de sus nuevos alumnos, para seguir conectando con nuestras vidas, nuestros sentimientos y con el interior que nos habita y nos hace ser como somos.

3. Lee tanto como puedas. Pero usted también, seguro que a lo largo del año se ha quedado algún libro reseñado en un cuaderno, algún libro que haya salido en alguna formación, algún libro que haya llamado su atención… seguro que hay algún tema que este año quieras profundizar, alguna novela en la que protagonizar sus páginas durante este verano… no deje usted de leer.

4. Hemos aprendido junto a usted durante este año que la amistad va más allá de los intereses… recupere los momentos de encuentro con sus amigos,

háblele de nosotros, de lo que hemos podido aportar a su vida… y deje, a un lado, esas cosas, situaciones que le hayan generado negatividad o vacío. Recuerde con ellos situaciones estimulantes, aciertos, alegrías, superaciones de cada uno de nosotros que nos hayan hecho ser lo que hoy somos.

5. Usted también puede escribir un diario… seguro que su verano se llena de momentos y situaciones maravillosas, de las que agitan el alma y después nos cuenta en clase y podemos ver en esas historias el reflejo de sus sentimientos.

6. Bailar, lo que se dice bailar… nunca ha sido su fuerte. El baile hace que no se enfríe el alma… por tanto, busque las melodías que hagan que su interior esté a punto durante el verano, que no deje de hacer revisión de cada una de las cosas que este año se propuso, de las conseguidas y de las que se quedaron en propósito… busque la melodía que le haga bailar nuevos retos el año que viene.

7. Cuando usted este viendo las puestas de sol, recuerde que alguno de nosotros puede que la estemos viendo… y allí, al vernos en la puesta de sol, piense, sienta, agradezca y bendiga a Dios por el don de su vida que ha sido un regalo para cada uno de nosotros.

8. Haga mucho deporte…. pero del cuerpo, y del alma… ejercite sus habilidades, ejercite la interioridad, el encuentro consigo mismo y con Dios… hay muchas maneras de no desconectar con el ejercicio diario de tener a Dios presente en sus vidas. Conectar con Él es el mejor ejercicio que puede hacer.

9. Seguro que usted ya ha dado en su vida con la persona que le encanta y da sentido a su vida… aproveche este verano algunos espacios largos en el tiempo para estar con esa persona y recargue las pilas necesarias para que el curso que viene pueda enseñarnos, sin querer, que hay algún motivo en esta vida por el que amanecer cada día.

10. Revise los apuntes de nuestras clases… seguro que hay algo que cambiar, algo que mejorar, algo que añadir… recuerde los días que nos quedamos algo dormidos, y cámbielos por aquellos en los que salíamos vibrando de sus lecciones.

11. Sea alegre como el sol e indomable como el mar… ¿o el sol y el mar son alegres e indomables como usted? Aprovecho este espacio para agradecerle el don de la alegría que habita en usted… la alegría con la que cada mañana contagiaba nuestras vidas. Y también las gracias por ser indomable, ante cada reto, ante cada una de nuestras dificultades, nadie podía con usted… siempre hacia lo imposible por y para nosotros.

12. La amabilidad y la educación, el no decir palabrotas, sabe que nos cuesta un poco, somos así… pero poco a poco, hemos ido aprendiendo de usted, y de sus compañeros, de todos los que nos acompañabais (y seguís acompañándonos) día a día.

13. Nos manda ver pelis en inglés, eso es interesante… pero me ha conmovido lo que nos dice que sean películas que mejoren nuestra capacidad de soñar… esa capacidad que usted puso en nosotros… vea muchas películas… es más, le invito (y perdone mi atrevimiento) haga la propia película de su vida, dedque unos días tranquilos a releer su vida, recuerdo un día que nos dijo que mirásemos, para atrás y viéramos a Dios en nuestras vidas… Hágalo… no deje que la película se termine en los créditos, revívala en su verano.

14. Siga persiguiendo sus sueños, los sueños que llevan nuestros nombres y los nombres de todos los alumnos que tienen que llegar a sus vidas… recuerde que una vez nos dijo que sus alumnos eran el sueño de Dios en su vida…

15. No deje de ser bueno… porque los buenos son el rostro de Dios (esa frase también es suya)

El profesor cerró los ojos, derramó una lágrima, abrazó el papel de Gonzalo y … dio gracias a Dios.

 

Miguelángel López Martínez

Departamento de Pastoral - ECA

                                                                                        EMPRESAS COLABORADORAS

                                                                                  

                                                                                               EMPRESAS AMIGAS