FeedFacebookTwitterYoutube

                       

Un ejemplo en bilingüismo

 

El final de curso es siempre una buena ocasión para hacer balance de los objetivos que se han cumplido durante el año escolar, así como de aquellos que no se han podido llevar a cabo. También es el momento de plantearnos nuevos retos, nuevas metas, como la implantación de un programa bilingüe en nuestro centro.

En este último artículo del curso escolar que finaliza, hemos querido presentar la experiencia de uno de los primeros centros de ECA en implantar un programa bilingüe: el Colegio Santa Joaquina de Vedruna en Sevilla.

Sus primeros pasos, antes de poder impartir conocimiento del medio en primero y segundo de Primaria, fueron llevar a cabo un estudio de sostenibilidad y de viabilidad del proyecto, así como diseñar un plan de formación lingüística del profesorado y un plan de formación metodológica en AICLE, siempre con la supervisión de la dirección del centro. Además, el profesorado siempre estaba abierto a buenas prácticas como las estructuras Kagan, el uso de material de fabricación propia y la inclusión de canciones, apoyos visuales y juegos. Ese programa de formación permanente del profesorado ha tenido su continuidad y así dedican un tiempo específico en las reuniones a la formación continua en metodología AICLE, y para la comunicación entre los docentes del mismo grupo, para apoyarse y trabajar de manera fluida con los alumnos. Tienen, además, un programa de Coaching para apoyar una metodología activa y el colegio apuesta por una formación de calidad que sirve para todas las áreas, bilingües o no, como el aprendizaje Kagan, Inteligencias Múltiples, ABP, Rutinas de Pensamiento, etc.

De esta forma, los alumnos de la ESO ya pueden trabajar áreas como la música, la educación física y las ciencias sociales en inglés. Durante estos años de intenso trabajo han sido muchos los logros conseguidos, así como las dificultades que han ido surgiendo y a las que han tenido que hacer frente. Debra Lacovic, coordinadora bilingüe del centro, destaca como logro fundamental el trabajar una asignatura en otro idioma, lo que no es siempre tan fácil. Se necesita preparación, tanto para el lenguaje de las clases y de los contenidos, como para una variedad de actividades útiles, comunicativas y apropiadas al nivel de los alumnos. En relación con el trabajo con los alumnos de necesidades específicas de apoyo educativo y los alumnos NEE, destaca que las actividades en pareja y en equipos ayudan mucho a este tipo de alumnos.

Por otra parte, el uso de apoyo visual, canciones, actividades, que incluyen movimientos, y la repetición en el aula bilingüe, son también de una gran ayuda, llegando incluso, según la necesidad del alumno, a trabajar el contenido aparte en español adaptado a su nivel.

Santa Joaquina de Vedruna es uno de tantos ejemplos que podríamos contar sobre nuestros 400 centros de Escuelas Católicas en Andalucía que, año tras año, siguen concienciándose y avanzando en torno al fomento del bilingüismo en sus aulas, preparando a sus alumnos para el mundo global del futuro y, cada día más, del presente.

Lola Ufano.

Coordinadora del Departamento de Bilingüismo de ECA

                                                                                        EMPRESAS COLABORADORAS

                                                                                  

                                                                                               EMPRESAS AMIGAS