FeedFacebookTwitterYoutube

                       

¿Y cuando no es jueves?

 

Recuerdo que mis mayores, cuando no encontraba momento para hacer las cosas por razones todas ellas justificadísimas, me propinaban la frase que titula estas líneas para reprocharme que nunca es buen momento para el que no quiere encontrarlo. Algo de eso pasa con la Educación en nuestro país y en nuestra comunidad autónoma.

Si a nivel estatal se está promoviendo la oportunidad de un Pacto Social por la Educación por la misma fuerza política que perdió la oportunidad de hacerlo hace 4 años, en nuestra Andalucía no ganamos para sustos. Y no lo digo por la crisis de gobierno que nos ha traído una nueva Consejera, a la que habrá que dar la oportunidad de desarrollar sus políticas, y que viene con un marchamo encomiable de diálogo social, sino por las nuevas medidas que sobre selección de personal y atribución docente pretende imponer la Consejería sin el valorado consenso del que la nueva Consejera quiere hacer gala.

En efecto, en las pasadas semanas, la enseñanza concertada en nuestra comunidad autónoma se ha encontrado, sin necesidad, en un nuevo jardín gracias a los nuevos módulos de selección de personal y de atribución docente del inefable programa Séneca. Y digo, sin necesidad porque, como bien decía un miembro de nuestra Junta Directiva en la pasada reunión, las nuevas exigencias no vienen motivadas por ninguna norma de nuevo cuño que imponga el ingente trabajo que conllevará la revisión docente de los profesores de todo el sistema. Y eso, como no, con la espada de Damocles de algunas Delegaciones Territoriales señalando que o esto se cumplimenta para septiembre o el profesorado puede sufrir retrasos en el abono de las nóminas. Lo dicho ¿Cuándo no es jueves?

Por si tuviésemos poco para el próximo septiembre con adaptar la realidad de nuestros centros a la restrictiva herramienta senequista del anexo I, añadimos la “tensión” de la revisión del módulo de atribución docente en tiempo record con la desigual, según las plazas, colaboración de la inspección educativa y el servicio de retribuciones de cada Delegación Territorial. A ello, podemos sumar un nuevo módulo de selección de personal capaz de sacar del art. 60 de la LODE, de apenas 8 líneas, una sucesión infinita de plantillas que corroboren la “legalidad” del procedimiento seguido por nuestros centros.

Así las cosas, es conveniente por el bien de toda la comunidad educativa, y especialmente de los alumnos, poner un poco de sensatez en el auto-crispado panorama educativo concertado; respetar el trabajo que hace la enseñanza concertada en el Sistema Educativo Público de Andalucía (conforme al art. 3 de la LEA); partir de la buena fe de las partes y no de la desconfianza y cargar nuestras armas no para escabechinas internas sino para ganar la batalla al enemigo común: el fracaso escolar, las tasas de abandono, los malos resultados en las pruebas externas… Para ello, la Consejería debería evitar una conflagración que no beneficiará a nadie, y mucho menos a los destinatarios, consensuando la implementación de los mencionados módulos con los interesados para, superando los problemas de forma, poder llegar al fondo en el que todos estaríamos de acuerdo.

Evitemos el enfrentamiento dialéctico y social y centrémonos en lo que de verdad importa para creer, parafraseando los versos de Gabriel Celaya, que “la Educación es un arma cargada de futuro”.

José Rafael Rich Ruiz

Director Departamento Jurídico ECA

                                                                                        EMPRESAS COLABORADORAS

                                                                                  

                                                                                               EMPRESAS AMIGAS