FeedFacebookTwitterYoutube

                       

De Séneca

“Prefiero molestar con la verdad que complacer con adulaciones”.

Séneca.

El ilustre filósofo cordobés Séneca dejo un legado vital e intelectual que reivindicaba la independencia personal frente al poder. Su rebeldía, que le valió un final trágico, sigue siendo para las generaciones actuales un ejemplo.

Es trágico, pues, que el despiadado Google devuelva como primeros resultados, al introducir su nombre en él, los del portal virtual de la Junta de Andalucía que más ha propiciado el control del poder administrativo en la autonomía organizativa y pedagógica de los centros educativos andaluces. La venganza ha sido terrible.

El sistema informático Séneca se ha convertido en el Gran Hermano (en el sentido orwelliano del término) de la administración educativa andaluza. Con su ojo, no hay autonomía organizativa o pedagógica que se resista: controla la contratación, las titulaciones, las sustituciones, la justificación de la insuficiente financiación…pero también los objetivos educativos, las programaciones, los cuadros pedagógicos y la evaluación. Nada se escapa de su visión. La Consejería de Educación y su Secretaría General Técnica han tenido a bien sustituir el célebre “Dios te ve” por “Séneca te ve”…pero, por supuesto, sin hacer varianza en la infalibilidad del sujeto.

Esto tiene indudables consecuencias pedagógicas (retraso, cuando no impedimento, en las sustituciones del profesorado y, por tanto, en la atención educativa; homogeneización e inflexibilidad de la programación educativa), laborales (retraso en la contratación o en los abonos salariales) y organizativas (injerencia e interferencia en la organización de los centros). No obstante, desde un punto de vista jurídico, lo preocupante es la instauración de un sistema omnímodo ausente de garantías para el administrado, es decir, para el centro educativo. Y es que, al sustituir el sistema informático el modo de relación administrado/administración, toda fiscalización o control se torna más complicada por obra y gracias, obviamente, no de la “máquina”, sino de la voluntad humana (o administrativa) de zafarse de dicho control. Así, el sistema se vuelve refractario a cualquier cuestión no pre-determinada por la administración. Iconos de candados cerrados impiden cualquier posibilidad de que el administrado se dirija a la administración fuera de pauta y, sobre todo, iconos de candados cerrados son la única respuesta, impeditiva de recurso administrativo alguno, al centro educativo.

Así las cosas, se hace urgente que la administración no convierta el avance tecnológico en un modo de controlar al administrado y, sobre todo, en un modo de operar a su antojo eludiendo el procedimiento administrativo más básico, zafándose del deseado y sano control jurisdiccional llegado el caso.

El Departamento Jurídico Regional de Escuelas Católicas está comprometido en ese empeño: conseguir que la relación tecnológica con la administración no sea una sustracción de derechos del centro educativo. Estamos convencidos de que en ese viaje habrá una vía de encuentro con la administración educativa. En caso contrario, habrá que seguir el consejo de Séneca, el original, el fetén, pues “En la adversidad conviene muchas veces tomar un camino atrevido”.

José Rafael Rich

Director del Departamento Jurídico de ECA

                                                                                        EMPRESAS COLABORADORAS

                                                                                  

                                                                                               EMPRESAS AMIGAS