FeedFacebookTwitterYoutube

                       

Falsos mitos y realidad de ECA

Exhibición de kárate en el patio del colegio Santa María de Gracia, en Almodóvar del Río (Córdoba).

 

Muchas de las afirmaciones que se vierten habitualmente desde diversas instituciones, distintos medios o en la propia calle sobre los colegios concertados, se hacen desde algunos prejuicios o falta de información que debemos combatir constantemente. Desde Escuelas Católicas de Andalucía siempre hemos defendido la importancia de la comunicación para dar a conocer, con cifras en la mano,  nuestra realidad ante una sociedad demasiado polarizada ideológicamente.

Fruto de esta idea es el informe que hemos elaborado y que hemos entregado recientemente a partidos políticos y medios de comunicación. El documento ha sorprendido a muchos y ha tenido amplio eco, a pesar de que sólo pone cifras a nuestra realidad, derribando muchos falsos mitos sobre la concertada.

Un claro ejemplo podría resumirse en la extendida idea de que “los concertados son colegios grandes y de “pijos” en mitad de las capitales andaluzas”. Pues bien, el informe de ECA deja claro que ninguna de los parámetros de esa afirmación son ciertos. Escuelas Católicas de Andalucía cuenta con una red de 400 centros en la región. De ellos el 53% (206) se encuentran en zonas rurales del conjunto de las provincias andaluzas, mientras que el 47% restante (185) se localizan en las capitales, gran parte de ellas en barriadas, donde residen familias, no precisamente de elevado poder adquisitivo.

Andalucía cuenta con colegios como Blanca Paloma de la barriada sevillana de Los Pajaritos y perteneciente a Sagrada Familia (SAFA); Cristo de la Yedra, en Granada, con un alto índice de inmigrantes; Nuestra Señora de Gracia, en Almodóvar del Río (Córdoba), receptor de población desfavorecida, y en Linares (Jaén) Cardenal Spínola, donde más del 80% de los alumnos son pakistaníes y de etnia gitana. Estos son algunos de los numerosos ejemplos que echan por tierra la falacia de identificar a los centros privados concertados de Escuelas Católicas, con colegios de alumnos elitistas. 

También es falsa la idea extendida sobre la magnitud de los colegios de ECA. Es cierto que en las ocho capitales andaluzas hay grandes centros que son emblemas y referentes en nuestra comunidad educativa y de los que nos sentimos orgullosos; pero estos grandes “buques” son excepciones, como así lo testifican las siguientes cifras: el 45% de los centros de ECA, es decir 177, son colegios que sólo tienen una línea y el 31%(122) tienen dos líneas. Es decir, el 76% de nuestros centros tiene únicamente una o dos líneas. Por el contrario, nos encontramos con que solamente un 12% de nuestros centros tienen más de tres líneas.

Los 400 colegios de ECA pertenecen a 114 titularidades de la Iglesia, con un total de 8.515 unidades. En nuestras aulas estudian nada menos que 211.288 alumnos (niños y jóvenes) en sus distintas etapas educativas (Infantil, Primaria, Secundaria Obligatoria, Bachillerato, Formación Profesional Básica, Ciclo Formativo de Grado Medio, Ciclo Formativo de Grado Superior y Educación Especial).

En la actualidad, ECA es la patronal del sector con mayor implantación en el conjunto de la comunidad autónoma, con el 69% de representatividad en la enseñanza privada concertada.

Estos son sólo algunos de los datos que conforman la verdadera realidad de ECA, aunque más allá de las frías cifras hay que insistir en la importante labor que llevan a cabo en sus aulas sus más de 14.500 profesionales, entre docentes y personal de administración y servicios.

Fruto de esos datos y de esas realidades obtenemos cada año la confianza de miles de familias de toda Andalucía, que saben que apostar por los centros de ECA es apostar por una educación de calidad contrastada y de unos valores cristianos que permiten a sus alumnos crecer como futuros profesionales y también como personas.

Por todo ello se convierte en una obligación insistir, día a día, en romper esos falsos mitos que, si no se combaten, se corre el riesgo de que se asienten en el subconsciente colectivo de nuestra sociedad hasta convertirse en pseudo-verdad.

En apenas unos días comenzará de nuevo el proceso de escolarización para el curso 2016-17 y entre todos tenemos que realizar ese esfuerzo en mostrar nuestro orgullo por la labor realizada y derribar esas barreras que algunos quieren levantar para manchar o falsear la realidad de la enseñanza concertada en Andalucía.

 

Carlos Ruiz

Secretario general de ECA

                                                                                        EMPRESAS COLABORADORAS

                                                                                  

                                                                                               EMPRESAS AMIGAS