FeedFacebookTwitterYoutube

                       

Trabajo y templanza... para después de las vacaciones

 

El final de curso es época propicia para recapitular, aunque a veces tengamos el ánimo nublado por el agotamiento de diez meses de brega diaria.

Ha sido un curso raro (alguno pensará que cuál no): con una LOMCE en primaria a medio aplicar, esperando un desarrollo normativo que no terminaba de llegar; una FPB bombardeada por todos los sectores ideológicos (por acción o por omisión); una desarrollo de la ESO y el Bachillerato por parte del gobierno de la nación que tampoco ha contentado a nadie y, para finalizar, una nueva recepción “insumisa” por parte de la administración pública andaluza. Cambiar todo para no cambiar nada.  O cambiar todo para no saber cuánto durará ese cambio. Esa parece que es la idea tediosa que se va afianzando en las comunidades educativas.

En el afianzamiento de esa idea se han empeñado las decisiones mal tomadas, en tiempo y forma, por la administración educativa andaluza en los últimos meses que han dejado un regusto de desgobierno absoluto en un ámbito, como el educativo, que no se puede permitir esos lujos. Hemos deambulado por un mundo de emociones que han ido desde el más puro enfado del “señores con las cosas de comer no se juega”, a la más absoluta hilaridad, por no llorar, de la frase del chiste “hay alguien más ahí”, cuando hemos presenciado el torrente de instrucciones, a veces contradictorias, de la administración educativa.

Y en medio de la batalla, intentando además no “poner los muertos”, nuestras comunidades educativas salvando el día a día, fieles a la misión, con más voluntad que medios, prestando el servicio educativo para el que hemos sido llamados no por la LOMCE, ni por la administración educativa, sino por las familias que han optado por nuestros centros y por nuestros fundadores, fieles al mandato de Jesús: Id y enseñad (Mt, 28,19).

La tarea para Escuelas Católicas de Andalucía no va a ser menos ardua el próximo curso. Varias han sido las líneas fuerza que desde el Departamento Jurídico Regional nos hemos marcado.

La primera ha sido la de hacer un estrecho seguimiento de la implantación de la LOMCE en Andalucía, intentando incidir, en la medida de lo posible, en un desarrollo armónico y razonable a pesar de las circunstancias ambientales. En esa línea estamos aportando en los trámites de audiencia pública, en la Mesa de la Enseñanza Concertada y en el Consejo Escolar de Andalucía.

Nos preocupa, también, el proceso de concertación educativa en nuestros centros, que en los últimos años esta siendo objeto, también de nuestra atención. Queremos anticiparnos a los posibles problemas que pudieran acaecer, resolviendo con solvencia, bien negociadamente, bien judicialmente los mismos.

Otro campo prioritario en nuestro trabajo esta siendo la autonomía organizativa y pedagógica de nuestros centros, prestando atención a las Instrucciones dimanantes de la Secretaría General Técnica, las Direcciones Generales competentes o a las decisiones de la Inspección Educativa que puedan cercenar esta autonomía: en contrataciones, material escolar, servicios complementarios u organización pedagógica.

Entendemos, también, que la formación de los equipos directivos de nuestros centros es un medio idóneo para la defensa de dicha autonomía por lo que, junto a las circulares enviadas (verdadera bitácora en la navegación cotidiana), queremos potenciar las acciones formativas centradas en temas de interés.

Finalmente, estamos empeñados en colaborar con los órganos directivos de nuestra organización en la tarea de crear una sólida red institucional que haga que el sector goce del prestigio que merece.

El camino está trazado, trabajo y templanza…pero también hace falta descansar para la marcha. ¡Feliz descanso a todos!

José Rafael Rich

Director del Departamento Jurídico

                                                                                        EMPRESAS COLABORADORAS

                                                                                  

                                                                                               EMPRESAS AMIGAS